QUIENES SOMOS??? Somos un grupo de amigas.... amigas del colegio...amigas del instituto, que despues de 20 largos años sin verse vuelven a reencontrarse y a retomar esa amistad de la juventud.... La vida de cada una de nosotras fue tomando en la mayoría de los casos, un camino que no era el que habíamos soñado en nuestra adolescencia. Ahora, a punto de cumplir los 40, pretendemos comenzar esta segunda parte de nuestra vida de la mejor forma posible...manteniendo esa "locura" de la juventud, pero con la ventaja de la experiencia adquirida. Muchas de nosotras, ya hemos sufrido bastante, por eso llegó la hora de afrontar la vida de la única manera posible: viendo sólo su lado positivo. Si tu piensas como nosotras....puedes unirte a este club.

COMPAÑEROS DEL CAMINO

30 oct. 2011

51.- LAS GOMAS

          Hoy tenía ganas de hablar sobre la resistencia y el aguante de las personas ante diferentes situaciones y no sabía exactamente como abordar el tema, así que hoy os dejo las palabras que me ha prestado una persona mucho más preparada que yo, él es jcvicente y escribe sobre temas de psicológía en su blog "Psicología útil...y mas", él titula este artículo en su blog "Las gomas que se estiran y se encogen" y dice así: 
          
    "Supongo que todos hemos visto una goma elástica: esos objetos, que suelen ser redondos y de color marrón o de colorines, que se utilizaban antes que las bridas de plástico para atar casi todo. Con ellas se hacían fajos de billetes, se ataban los documentos y no sé cuántas cosas más. A mí lo que más me sorprendió siempre de las gomas elásticas era el daño que hacían cuando las estirabas y te golpeabas con ellas, pero supongo que se las recuerda más bien por su elasticidad, la capacidad para estirarse y encogerse un número de veces tan grande que parecía infinito.
          Nunca me he molestado en medir hasta qué punto puede estirarse una goma elástica, aunque las he llevado hasta su aparente límite muchas veces. Cuando las alargaba veía que su color iba palideciendo y que su grosor se reducía hasta casi la mitad antes de notar que ya no podía hacer que se estirasen más. Después aflojaba mis dedos y observaba cómo volvía a su estado natural.
          Un día, hace muchos años, descubrí con pesar que las gomas no eran eternas y que unas, generalmente las más blandas, resistían muchos menos ciclos que las demás. Las peores, que recuerde, eran las blandas y de colorines, en la que tras pocos intentos acababa apareciendo una pequeña fisura que se iba agrandando cada vez que la estiraba y encogía. Esa fisura se iba agrandando hasta que la goma se rompía y a partir de entonces podía encontrar sus dos extremos. Lástima que una goma abierta ya no era lo mismo que antes, había perdido su magia.

          Alguien dijo que el amor es como una de esas gomas que están cayendo en desuso sustituidas por las bridas de plástico que, aunque tienen un pequeño grado de elasticidad, gozan de una precisión casi suiza a la hora de amarrar los objetos. Carlos Goñi (Revólver para casi todo el mundo) decía que en el amor “uno siempre se deja querer, es más cómodo y sencillo aunque no tenga emoción”. El que se deja querer estira la goma, el que quiere es la goma que se estira, y su grado de aguante dependerá de si es blandito y de vistosos colorines, o más áspero y firme, aunque sea de un marrón parduzco poco agradable al sentido de la vista.
          Es más sencillo dejarse querer, más fácil estirar la goma, porque a uno no le salen esas pequeñas grietas que se agrandan y que rápidamente van minándole hasta romperse, pero es más bonito ser goma porque mientras te estiras y te encoges te entregas, das sin esperar nada a cambio, y hasta te sientes útil porque hasta servir de entretenimiento a los demás es agradable.          
          Lo malo es cuando te agrietas, cuando ese ser en cuyas manos has caído se olvida de que si superas tu límite de elasticidad vas a romperte, y puedes darle un buen golpe en las narices antes de perder tu estado anterior.
         
          Unas veces somos goma y otros gomeros, unas veces nos estiran y otras nos estiramos. Pocas, aunque dolorosas, son las ocasiones en las que no tenemos ni ganas ni cuerpo para dar, porque muchas han sido aquellas en las que nos dimos libremente sin esperar recibir nada a cambio y nos vaciaron por dentro y por fuera. Antes de que surja la grieta, y de modo tal vez imperceptible, la goma parece volverse más dura, más oscura, menos manejable, pero el gomero no se da cuenta hasta que es demasiado tarde.
          Cuando la goma se rompe no puede volver a unirse, por mucho que goma y gomero quieran. La goma continúa en el bolsillo por si alguna vez hiciera falta o sea sustituida por las bridas. Normalmente el gomero se deshace de ella porque ya no cumple su función y rápidamente la olvida. En el otro extremo aquel objeto, antaño tan útil, sufrirá el dolor de haberse roto por dentro y por fuera, pero eso a nadie parece importarle.

          De aquellos barros nos vienen estos lodos. Nos educaron para ser gomas, pero nunca nos dijeron que se nos iba a forzar hasta más allá del límite una y mil veces."

          Gracias de nuevo jcvicente por prestarme tus palabras, yo no hubiera expresado mejor lo que siento.


Besos para todos…

24 oct. 2011

50.- MALAS DECISIONES.

"En fin, pensándolo bien ¿ha valido la pena?
Dios Santo, como ha cambiado irremediablemente mi vida,
siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío
sin una puerta para volver a entrar.
He tenido más momentos intensos
de los que por derecho me corresponderían,
para muchos la vida les pasa de largo
mientras hacen grandes planes para ella,
a lo largo de mi vida he dejado pedazos de mi corazón aquí y allí
y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo,
pero fuerzo una sonrisa sabiendo que mi ambición
sobrepasaba mucho a mi talento."
(Final de la película Blow)

         Han pasado los años y he ido dejando un poco de mí en cada esquina por la que pasé alguna vez... mi alma la perdí hace tiempo cuando jugaba a ser la dueña de mi vida. Mi corazón se fue marchitando... dejé un pedazo en cada sonrisa que besé, en cada cama que descansé... Y ahora con lo poco que me ha quedado, intento encontrar una caricia... un amor que me lleve al fin de mis días... mas nadie me espera con sus manos, nadie para compartir esta comida... nadie para ver anochecer... estoy sola... ¿así moriré?

         

          Este fin de semana vi esta película y el párrafo que os pongo al inicio, es justo el final de la misma. Se me quedó grabado porque en cierta manera me sentí identificada con esas palabras.

          La película está basada en un hecho real. Cuenta la historia de George Jung, un hombre de familia humilde que consiguió hacerse multimillonario gracias a su propia versión del sueño americano. El protagonista se adentra en el mundo del narcotráfico en Colombia y a través de un ingenioso sistema de importación, llega a comercializar la mayor parte de la cocaína que entra en Estados Unidos durante los años 70.
          Johnny Depp, Jordi Mollá y Penélope Cruz forman un triángulo que compartirá situaciones límite dominadas por la pasión, el odio, la traición, la amistad y una desmedida ambición por el poder.

          Me ha gustado mucho esta película, no ya por la trama y las actuaciones, si no porque me puso a pensar lo que puede llegar a hacer una persona por la búsqueda del dinero facil, y en lo que puede acabar por la toma de malas decisiones. Os recomiendo que la veáis si aún no lo habéis hecho.


18 oct. 2011

NOTA

          Queridos amigos:
          solamente comunicaros que ni me he ido ni he eliminado mi blog aunque, así os haya aparecido. Son cosas de Blogger. De momento parece que el servicio se ha restablecido y que podéis seguir comentando la entrada que subí el domingo. Muchas gracias a todos por vuestros correos y por preocuparos por mí. Os quiero. Besos.

16 oct. 2011

49.- AUTOPISTA HACIA EL INFIERNO


Viviendo fácil, amando libre
Boleto de ida en una sola dirección
No me pregunten nada, dejadme vivir
Me llevo todo a mi paso
No necesito razones, no necesito versos
No haré nada que no quiera hacer
Voy hacia abajo, es tiempo de fiesta
Mis amigos van allí también
Estoy en la carretera del infierno


          Hay momentos en los que la desesperación, la presión, el desasosiego y la soledad hacen acto de presencia en mi cabeza… y todos al mismo tiempo… necesito entonces una salida, una válvula de escape….cojo el coche, busco una carretera solitaria y me pongo a conducir… hago kilómetros y kilómetros sin ningún destino… solo quiero ir guiando el coche a través de los obstáculos que se vayan presentando, curvas… rectas… pendientes… La soledad es la misma, pero la concentración que requiere la conducción hace que la mente no piense en otra cosa…

          Hace un par de días…después de más de 300 km a mis espaldas…esta técnica mía de relajación, por primera vez me estaba fallando…necesitaba hacer algo…un nudo en el estómago me ahogaba y la presión no remitía…la aguja del velocímetro se acercaba ya a zona peligrosa… entonces encendí la radio… no quería escuchar la emisora de siempre así que sintonicé otra que nunca jamás he escuchado…y ahí apareció esta canción, la mítica “HIGHWAY TO HELL” (Autopista hacia el infierno) de los mas míticos aún AC/DC. No soy muy de escuchar este tipo de música, pero quien no conoce esta canción???? La he oído tantas veces sin prestar atención a lo que decía!!!!

          Esta vez todo ha sido diferente…esta vez me di cuenta que esta canción me traía su mensaje, me hablaba!!!! Y eso fue lo que me hizo levantar el pie del acelerador, parar el coche en el arcén y darme cuenta de que la vida es eso…una carretera hacia el infierno…con miles de obstáculos que tenemos que sortear…es un viaje de ida en una sola dirección, como dice la canción….y que no queda otra opción que seguir “conduciendo”…

          Hoy puedo decir que en cierta manera, esta canción me ha salvado…sonó en la radio en el momento adecuado… recordé además que para una persona muy especial que conozco, es casi un himno… Creo que de una forma u otra… fuiste tú quien me hablaste desde el otro lado, mandándome tu cariño y tu energía. Gracias J. !!!

          Os dejo la letra de esta canción traducida al castellano, y para que la escucheis en su idioma original, os dejo el vídeo....os recomiendo que lo hagáis...

HIGHWAY TO HELL
AC/DC

Viviendo fácil, amando libre
Boleto de ida en una sola dirección
No me pregunten nada, dejadme vivir
Me llevo todo a mi paso
No necesito razones, no necesito versos
No haré nada que no quiera hacer
Voy hacia abajo, es tiempo de fiesta
Mis amigos van allí también

Estoy en la carretera del infierno

Sin señales de stop, sin límites de velocidad
Nadie me hará ir despacio
Como una rueda voy a rodar
Nadie va a molestarme
Hola Satán, pagué mis deudas
Tocando en una banda de rock
Hola Mama, mírame
Estoy de camino de la Tierra Prometida

Estoy en la carretera del infierno
No me paren
Y voy hacia abajo, todo camino hacia abajo
Estoy en la carretera del infierno




10 oct. 2011

48.- LLAMAME ZORRA!!!


¿Cuántos hombres creen, en el fondo, que las mujeres somos unas zorras?

Hace escasos días, en la Audiencia provincial de Murcia el juez Juan del Olmo, ha rebajando la condena de un año de cárcel a ocho días de localización permanente a un hombre -ya condenado anteriormente por malos tratos- que llamó zorra a su mujer y aseguró al hijo de ambos que la vería en el cementerio en una caja de pino.
El juez del Olmo asegura que la palabra zorra no siempre entraña “desprecio o menosprecio a la dignidad de la mujer” porque incluye otros significados que se refieren a una “persona astuta o que actúa con especial precaución”. Ole, ole y ole!!!!! Esto es saberse de memoria el Diccionario de la Real Academia de la Lengua y lo demás tontería.
Me pregunto si la argumentación es suficiente para despreciar el riesgo que parece desprenderse de estas palabras, especialmente cuando sabemos que, en unas 70 ocasiones al año, esta amenaza se cumple.
Pues nada, venga… llámame zorra!!! Y también puedes decirme que no sirvo para nada, que soy estúpida, inútil… que todo lo hago mal…
Va, venga!!!! Vuelve a llamarme zorra. ¡Grítalo bien alto! Que todos lo sepan. Ahora resulta que esto no es un insulto, ahora es casi un halago….según el juez Del Olmo, aunque creo que todos sabemos el significado que para cualquier mujer tiene, que un señor le llama zorra, por muy marido suyo que sea.
Por eso, no podemos tolerar ni un insulto, ni que nos levanten una mano, ni un instante perdido en buscar otro significado a lo que sólo tiene una definición. Falta de respeto. Maltrato psicológico, o mejor dicho, violencia de género. Así que venga!!!!! Llámame zorra!!!!! Pero será la primera y la última vez que lo hagas…


3 oct. 2011

47.- CIFRAS


          “ [ …] A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre la esencia del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: ¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas? Pero en cambio preguntan: ¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre? Solamente con estos detalles creen conocerle.
Si les decimos a las personas mayores: “he visto una casa preciosa, de ladrillo rosa, con geranios en las ventanas y palomas en el tejado” jamás llegarán a imaginarse cómo es esa casa. Es preciso decirles “he visto una casa que vale mil pesos” entonces exclamarán entusiasmados ¡¡Oh, que preciosa es!! “

(Fragmento extraído de “EL PRINCIPITO” cap. IV  –Antoine de Saint-Exuspéry--)


          Hace muchísimos años atrás leí El principito. Pienso que es una de esas obligadas obras que toda persona debe leer.
          Reconozco que cuando leí el libro por primera vez, no saqué todo el mensaje que lleva dentro, que son muchos.... más que nada porque me lo leí en francés cuando aprendía este idioma. En toda la obra hay frases o fragmentos que te hacen reflexionar, por eso de vez en cuando me gusta releerlo ya que siempre saco un nuevo aprendizaje, o lo entiendo de otra forma. Para mi es un libro mágico. (De hecho a partir de hoy tendrá su propia sección en este blog, ya que hay muchas cosas por analizar.)

          Este fragmento viene a decirnos una vez más lo superficiales que llegamos a ser las personas fijándonos en características de los demás que muchas veces poco importan y sin embargo dejamos a ún lado lo esencial, de las personas y de la vida; es algo sobre lo que se enfatiza bastante en este libro.
          A veces somos tan estúpidos que no sabemos ver lo que tenemos delante de las narices, que en vez de disfrutar de la belleza de la vida, perdemos nuestro escaso tiempo en acumular objetos inútiles. Ya no sabemos cual es la verdadera esencia de la vida, ni de las cosas ni de nosotros mismos. Hemos perdido la autenticidad entre hipotecas y el nuevo módelo de coche, y para que vamos a engañarnos, no queremos ser conscientes de ello porque nos aterroriza enfrentarnos a esa responsabilidad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...